domingo, 18 de diciembre de 2011

Yo Claudio

Argumento: el emperador Claudio va escribiendo la historia de la corrupción del imperio romano que le llevó a convertirse en emperador.


ANÁLISIS DE “YO, CLAUDIO”



Lo mejor:
El carácter autobiográfico de la serie (narrada en primera persona por Claudio).
La caracterización del personaje de Claudio.
Livia y sus maquinaciones.
El trasfondo histórico, el relato de costumbres romanas, su religión.
Las profecías y su cumplimiento.
Es muy entretenida.

Lo peor:
El carácter teatral de la serie, que en ocasiones se asemeja a un sainete.
Prácticamente, todo sucede en interiores, y cuando hay escenas en el exterior se nota que el fondo está pintado y que es sólo un decorado. Las escenas del Senado dan risa, la gente está dibujanda y las voces son murmullos pregrabados. No hay personajes de fondo. No existen personajes de fondo.
Las escenas no essán bien secuenciadas y son demasiado independientes: en ocasiones hay que imaginar lo que ha ocurrido de una escena a otra.
Los diálogos son muy exacerbados.
Tiene escenas de mal gusto, pero no llega al mal gusto porque no hay nada.
Tiene escenas curiosas: hay un momento en el que están jugando a un juego que es idéntico al monopoly, pero con el mapa antiguo clásico.



Los personajes
Claudio: narrador de la serie. Es un hombre culto, aunque con muchos defectos físicos (cojo, tartamudo, con tics nerviosos…). Es republicano, aunque se ve forzado a convertirse en emperdor sucediendo a Calígula.
Livia: mujer poderosa y maquinadora. Es la única que entendió la profecía. Hizo todo lo que pudo, incluso llegando al asesinato, para que Tiberio sucediera a Augusto.
Augusto: emperador romano de carácter fanfarrón. No puede ni ver a Tiberio, pero se congratula con todos los que Livia no puede tragar.
Julia: hija de Augusto. Se casa con Marcello (y lo matan), con Agripa (y se muere) y con Tiberio. Le gustan las fiestas con compañía masculina.
Marcello: primer marido de Julia. Augusto lo trataba como a un hijo, por lo que Livia se ve “obligada” a matarlo.
Agripa: segundo marido de Julia. Es militar.
Antonia: mujer de Druso, a quien adora. Es la madre de Claudio, Germánico y Livila. Acaba suicidándose.
Druso: hijo de Livia y marido de Antonia. Mantiene una situación tensa con su madre porque no es proclive al imperio.
Tiberio: hijo de Livia y hermano de Druso. Livia hace todo lo posible par que deje a su esposa y se case con Julia para suceder a Augusto.
Germánico: hijo de Druso y nieto de Livia. El pueblo lo adora, por lo que Livia no lo quiere. Es el padre de Calígula, cuenta con la estima de Augusto debido a sus victorias militares. Aprecia mucho a su hermano Claudio.
Agripina: esposa de Germánico, e hija de Julia y Agripa. Principal detradctora de Tiberio.
Calígula: hijo de Germánico y autor implícito de su muerte. Sucede a Tiberio. Se vuelve loco y cree ser un dios. Mantien una relación incestosa con su hermana Drusilla, a quien mata en una de sus locuras.
Livilla: hermana de Germánico y Claudio. Amante de Sejano. Envenena a su marido, Castor, y tiende una trampa al nieto de Augusto (por petición de Livia) para desestimarlo delante de éste.
Castor: Hijo de Tiberio y marido de Livilla, es envenenado por ella.
Sejano: toma gran poder durante el mandato de Tiberio. Amante de Livilla
Mesalina: esposa de Claudio, a quien engaña con múltiples amantes.
Herodes Agripa: amigo de Claudio y uno de sus mayores apoyos.
Británico: hijo de Claudio.
Agripinilla: última esposa de Claudio y hermana de Calígula. Envenena a Claudio para que su hijo Nerón le suceda.
Nerón: hijo de Agripinilla. Es un joven obeso que sentía un especial placer por quemar cosas.


Escenas recordadas:
Las caras que ponía Livia cuando alguien no era de su agrado, por ejemplo, en el caso de Marcello.
Livia está con los nietos de Augusto, a quienes no puede ni ver, y Augusto está diciendo” Aquí está la perfecta matrona de Roma”.
Tiberio es forzado a leer la carta de Druso donde pone en tela de juicio el Imperio, delante de Livia y Augusto. Y Augsto dice “Yo locomprendo2, lo que indigna más a Livia
Druso está herido y Livia manda a un médico, pero Druso no quiere que entre el médico de su madre porque no se fía de ella.
Augusto tiene dolores de tripa y no quiere cokmer la comida que le dan, sólo quiere higos. Livia envenena los higos directamente de la higuera.
Livia avisa sólo a Tiberio de que Augusto está moribundo para que sólo vaya él y lo deje como su sucesor.
Se citan todos para criticar a Tiberio, incluido su hijo.
La sirvienta de Germánico cree que Livia la ha envenenado, pero livia insiste en que son gases (realmente, no la había envenenado).
Calígula anuncia la muerte de Tiberio antes de que se produzca, de modo que tiene que apresurarse para matarlo.
La boda de Claudio con una mujer muchísimo más alta que él.
Calígula ordena arrojar a Claaudio al mar, pero cuando regresa lleno de algas y empapado, a Calígula le da tanmta risa que le perdona la vida.
Calígula va a matar a Claudio, pero le perdona la vida porque cuando le dice que se ha convertido en un dios, Claudio le sigue la corriente.
Claudio saca, casi a empujones, a una pareja de la fiesta de Calígula, y ellos le dan las gracias.
La esposa de Calígula se extraña de que su marido no la haya mandado matar, Claudio le dice que Calígula siente que ella le ama de verdad.
Claudio se ve forzado a ser emperador pese a que es republicano.


Lo más
Recordado: la serpiente de los créditos de inicio.
Repetido: la frase de Livia “¿Qué vamos a hacer con Claudio’
Significativo: a Claudio le cae un águila de pequeño, representa la profecía: el águila representa a Roma y Claudio estaba destinado a “curar las heridas de Roma”.
Rápido: las escenas-causa efecto: un personaje está con dolor de estómago, acto seguido ya se ha muerto (por ejemplo, Marcello).
Planeado: los casamientos organizados por Livia para sus propios fines.
Enreversado: los parentescos entre los personajes.
Morboso: las fiestas de Tiberio, los libros que le traía Calígula y las fiestas obscenas del propio Calígula.
Revelador: la sirvienta de Germánico cuenta que Calígula es el verdadero asesino de su padre. Calígula llamaba “germánico” a todo lo malo. Livia le cuenta a Claudio todas sus maquinaciones para que la convierta diosa.
Risión: la boda de Claudio con una mujer altísima y las risas que produce al resto de los personajes.
Poco estético: la danza de madrugada de Calígula con un atunedo ridículo.
Para sacar el corazón de su sitio: Calígula cita a mitad de la noche a Claudio y a su amigo, ellos creen que les va a matar, y es para una representación teatral cuyo protagonista es el propio Calígula.
Disimulado: Claudio felicita a Calígula por lo bien que ha danzado pese a que ha tardado unos segundos a reaccionar.
Patético: Calígula mata a su hermana tratando de emular a Saturno.
Desesperado: Livia le pide a Calígula que la convierta en diosa para no tener que dar cuentas de todos los crímenes que ha cometido, él se lo niega.
Grotesco: la competición que hace Mesalina con una prostituta.
La mayor observación: Calígula a Claudio: “No lo entiendo. Todo el mundo se pone muy nervioso cuando yo estoy cerca”, y la respuesta de Claudio: “Eso es porque eres un dios”
Teatral: las caras de horror que ponía Claudio al final de las escenas más macabras.
El comentario más acertado: “Lo he hecho tan bien que he dado buena imagen del Imperio y, ahora, perdurará”.

8 comentarios:

  1. Sainete??? Teatro filmado !!!!

    Vamos, que Ciudadano Kane es regulera porque es en blanco y negro.

    ResponderEliminar
  2. Hola, José Manuel
    No me compares una serie de 1976 con películas antiguas a blanco y negro donde muchas de ellas les dan 50 vueltas al cine de hoy.
    "Yo, Claudio" es una gran serie, pero tiene unas características muy especiales: es teatral, los actores parece que estén posando; y algunas escenas son de auténtico sainete. Si la comparas con otras series anteriores a su época, se percibe que tiene atmósfera teatral.
    Gracias por comentar.

    ResponderEliminar
  3. Yo Claudio es, junto a arriba y abajo, la mejor serie de la historia de la TV. como suena. Interpretaciones antológicas. Personajes que son iconos históricos. Quiero decir que leyendo libros de historia me resulta imposible disociar las caras de los emperadores de los actores que los encarnan. Cada actor borda su personaje, con los matices propios de las características que los libros les describen. De todos ellos, dejando aparte la monumental actuación de John Hurt en Calígula, me quedo con Tiberio (George Baker), personaje complejísimo y maravillosamente actuado. De todos los capítulos mención especial para el segundo, donde aparece por única vez Ian Ogilvy como Druso y esa fraternal devoción entre los hermanos, donde, su muerte modelará de forma irremisible el resto de la vida de Tiberio.

    ResponderEliminar
  4. Comparto la opinión de que las actuaciones son magistrales y antológicas, con puestas en escenas que magnifican los escenarios teatrales ingleses.
    Saludos y gracias

    ResponderEliminar
  5. Yo no criticaría en absoluto el carácter teatral de la serie ni sus limitaciones técnicas. Al contrario, es un ejemplo brillante de lo mucho que se puede hacer con recursos modestos, además de que de ese modo resalta mucho más la calidad de las actuaciones. La lista de sus aciertos es interminable, pero nos queda en el recuerdo sobre todo el ingenio y la sabiduría de Claudio, quien con esa apariencia inocente de minusválido logra sobrevivir a la cercanía de los diabólicos personajes que se suceden en el mando del Imperio. Especialmente soberbio es el capítulo final, en el que un resignado y cansado Claudio se deja envenenar por los dementes (“todos los césares somos dementes”, dice) con la esperanza de que en sus manos el detestado Imperio termine destruido y regrese la República.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te confieso que cuanto más veo esta serie mas me gusta. Es admirable lo bien hecha que está para la época en la que se hizo.

      Comparto tu opinión sobre el ingenio y sabiduría de Claudio.

      Pero parece más teatro que serie, di bien tampoco es algo negativo. Quizá retoque el análisis.
      Saludos!!!

      Eliminar
  6. Es teatro, pero eso no es malo, ya que era la intención de la serie. No olvidemos que los actores son casi todos de la Royal Shakespeare Company de Londres. Respecto a los decorados, la sencillez está buscada, para que entendamos que una buena interpretación no necesita adornos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me refería que parece más teatro que serie, pero como tú dices, no es algo negativo. Es una gran serie.
      Saludos y gracias por comentar

      Eliminar