jueves, 15 de octubre de 2009

Heidi

Argumento: Heidi va a vivir a la cabaña de su abuelo, donde se hace amiga de Pedro y de las cabras. Posteriormente, su tía Dete la lleva a Frankfurt para que sirva de compañía a Clara, una niña inválida. Heidi nos e adapta a la vida de Frankfurt y acaba regresando a las montañas, pero Clara va a visitarla durante el verano y logra allí recobrarse de la debilidad de sus piernas.



ANÁLISIS DE HEIDI

Lo mejor:

Los paisajes: la autora de la novela en que se inspira esta serie, Juana Spyri, hija de un médico, retrató la aldea de Hirzel, donde ella nació en 1827 (publicó su novela en 1880). Le gustaba la música, los pájaros, las flores en los campos alpinos y los bosques. La serie refleja con espectacularidad estos paisajes, este ambiente natural, las montañas (que arden), el abeto (que susurra), espacio agreste que aparece como el lugar ideal para la recuperación de Clara, el aire puro para respirar. Recuerda la frase de Klassem donde dice que Clara necesita el sol, las flores… (Heidi le trae en dos momentos distintos, flores y una cesta de mariposas).
La banda sonora de la serie. Me gusta especialmente la música que ambienta las subidas de Clara a la montaña.
La originalidad de los créditos (la originalidad de las estaciones que pasan ante Heidi y Pedro mientras bailan.
La escena final de la serie. 

Lo peor:

La escena algo descolgada del sacerdote cuando sube a ver al abuelo para que lleve a Heidi al colegio.


Personajes:

Heidi: la protagonista. Niña de los Alpes de carácter alegre y afable que sólo es feliz en las montañas viviendo con su abuelo.
Abuelito: es la forma en que Heidi llama a su abuelo, Tobías Hessen. Es un hombre huraño que cambia gracias al carácter de Heidi.
Pedro : el cabrero, es el mejor amigo de Heidi.
Niebla: perro enorme que sólo piensa en dormir.
Brígida: madre de Pedro.
Abuelita: abuela de Pedro. Es ciega y adora a Heidi.
Dete: tía de Heidi, ella es quien la lleva a las montañas con su abuelo.
Cabras: Copo de nieve (la favorita de Heidi), Blanquita y Diana (las cabras de Heidi), Bonita (hija de Blanquita), Cascabel (la más desobediente), el gran turco.
Clara: hija de los Sessemann. Está inválida, pero logra andar gracias al apoyo Heidi.
Señor Sessemann: padre de Clara.
Señora Sesseman: abuela de Clara. Es muy alegre e imaginativa.
Señorita Rotenmeier: severa institutriz de Clara que reniega a Heidi constantemente y la llama Adelaida. Le aterran los animales.
Sebastián: el mayordomo de los Sessemann. Es muy amable.
Tinette: doncella de los Sessemann.
Doctor Klassem: médico de Clara.
Juan: el cochero de los Sessemann.
Señor Hussel: maestro de Clara.
Señor Streal: dueño de Copo de Nieve.
Otros: el maestro, el cura, el organillero y su tortuga, el pajarito Pichí (o Pitchí), el gato Miau, las dormilonas, el señor delas cumbres, el gavilán.


Temas:
Cómo una persona puede influir tanto en la vida de otra: el abuelo de Heidi era un apersona huraña y solitaria, pero gracias a Heidi baja a vivir a Dorfly e, incluso, invita a Clara (que llega con casi toda su familia). Cuando Heidi se marcha a Frankfurt se ve una gran desesperación en aquéllos que la conocían: Pedro va a pedirle cuentas al abuelo, la abuelita se lamenta, el abuelo se vuelve más huraño. Hasta los aldeanos de Dorfly reconocían que el abuelo quería a Heidi.
Lo que da la felicidad: Heidi era infeliz en la ciudad donde tenía todo, sin embargo es sumamente feliz en la cabaña del abuelo, donde vivía con una extrema sencillez.
El agradecimiento: Heidi sabe valorar las pequeñas cosas, como la cama de heno y la silla que le construye el abuelo.
El esfuerzo: Clara pasa de no querer esforzarse y asumir su debilidad a darse cuenta de que puede curarse.
La alegría: Heidi es una niña que contagia alegría a las personas con las que convive. No falló la tía Dete cuando afirmó que Heidi era la niña que Clara necesitaba, aunque lo dijera con otros propósitos y en una situación cínica.
El trato que recibe Heidi por parte de los Sessemann: es curioso observar que cuando Sessemann le trae a Clara una muñeca, trae otra igual para Heidi, de modo que es como si las igualara, al menos en el trato. Clara intenta agradar a Heidi regalándole unas tarjetas y dándole a elegir ante sus muñecas para quitarle los deseos de irse. Ellos sabían que Heidi añoraba su hogar y no deseaba quedarse allí, pero, a pesar de este sentimiento egoísta, Heidi no sufrió una discriminación de otra clase, al menos en esta serie.
La libertad: el abuelo vivía en un lugar inaccesible, de manera independiente (las montañas representan la libertad, pero también la soledad, igualándose en sus pensamientos con el gavilán). En esto se parecen el abuelo y Clara, los dos estaban solos, aunque se diferenciaban en que el abuelo lo había elegido libremente y Clara estaba sola por obligación. Cuando Heidi pierde su libertad encerrada en la casa, busca la liberación de los animales que encuentra: saca a los ratones del sótano, libera al pájaro (que regresa porque no puede defenderse solo). El padre de Clara suple en Heidi lo que debería hacer él: estar con su hija.
La soledad: el abuelo había elegido vivir apartado del pueblo, Heidi vive con él pero… ¿estaban solos Heidi y su abuelo o no? El abuelo le enseña a Heidi a escuchar a la naturaleza (los abetos susurran, el sol se reirá de ti si no te lavas la cara, las montañas arden porque el sol les envía sus últimos rayos como despedida…). Clara también está sola, su casa están llena de sirvientes, está más sola que Heidi y su abuelo. Cuando Heidi está en Frankfurt también está sola, la casa es enorme pareo se ve como una gran prisión, donde sólo faltan las rejas en la ventana. Es muy simbólico el capítulo donde tiene que irse al campanario de la iglesia para ver un trocito de montañas.
La arquitectura de la casa de los Sesemann: con grandes ventanas cerradas y cortinas austeras que impedían acceder al exterior. La cama de Heidi también es demasiado grande, lo que la empequeñece.




Lo más:

Grande: el dedo del abuelo cuando apunta con él a Dete al final del primer capítulo.
Ahorrado: en el primer capítulo, la tía Dete le pone a Heidi todos los vestidos que tiene encima para no utilizar una maleta.
Agradecido: Heidi salta de alegría cuando el abuelo le construye una silla alta para que llegue a la mesa.
Inesperado: Niebla se lanza a coger con la boca a Pichí, Heidi cree que se lo ha comido, pero realmente, Niebla lo ha salvado de quemarse. Heidi regresa a casa del abuelo sin vestido.
Peligroso: Heidi casi se cae por la pendiente la primera vez que sube a los pastos. Heidi y Pedro se arriesgan para coger buenas hierbas para que Copo de nieve crezca.
Metafórico: el abuelo cuando habla del susurro de los abetos y del carácter del gavilán.
Valeroso: el abuelo va en busca de los cazadores durante la nevada.
Útil y limpio: el vestido de Dete a su vuelta de Frankfurt: iba barriendo con él el suelo de la cabaña.
Traicionero: el abuelo le dice a Dete que le pregunte a Heidi si quiere irse, ella la engaña diciéndole que van a volver enseguida.
Divertido: Heidi soñando con los pastos durante las clases de Husell.
Mala idea: Sebastián deja entrara al niño del organillo con su tortuga sabiendo que a la señorita Rottenmeier le asustan los animales (Sebastián se ríe tras la puerta).
Alegre: las entradas del señor Sessemann abriendo la puerta del salón de par en par.
Imprevisible: Sessemann le pide a Heidi que le traiga un vaso de agua y ella va a buscarla a una fuente porque en la casa no estaba suficientemente fresca.
Vistoso: Heidi recoge para Clara una cesto lleno de mariposas.
Egoísta: la señorita Rottenmeier prohíbe a Heidi hablar de las montañas.
Chocante: los títulos de crédito finales (las cabras entran en una pequeña cabaña). La señorita Rottenmeier sube a los pastos con pantalones.
Irónico: Heidi libera al pájaro de Clara, pero éste regresa.
Ordenador: los panecillos blancos en el armario de Heidi en casa de los Sessemannn.
“Haber si lo engancha”: Heidi juega a las cartas y pone una más alta que las demás para intentar que Sessemann se la coja.
Susto: la señora Sessemann llega a la casa con un disfraz de oso (y asusta a Rottenmeier).
Detallista: la señora Sessemann lleva a Heidi al desván y la niña ve allí un cuadro donde ve representados a su abuelito y a Pedro.
Desesperante: la señora Sessemann se va en medio de su fiesta y la señorita Rottenmeier, como era de prever, la suspende de inmediato.
Triste: el momento en el que se descubre que Heidi era el fantasma de la casa de los Sessemann.
Inesperado: el abuelo arregla la cabaña de la abuela de Pedro. La señorita Rottenmeier acepta gustosa el paquete que traen de la iglesia sin imaginar que dentro había unos gatitos. Clara se pone de pie al ver aproximarse a una vaca. Clara se queda de pie después de discutir con Heidi.
Equivocado: Heidi aprende a leer con el libro de cuentos y Hussel cree que ha sido gracias a sus lecciones.
Natural: cuando Heidi regresa con el abuelo, el vestido se le ha quedado pequeño.
Apañado: Sessemann le sugiere al doctor Klassem que, dado que tiene que irse de vacaciones, que vaya a visitar a las montañas de Heidi para ver si a Clara le convienen.
Ágil: Niebla dando saltos más altos que las cabrás.
Caradura: Pedro le dice a Heidi que no irá a la escuela porque está nevando, pero que luego se acercará a su casa.
Consolador: Clara ve que puede ser útil cuando le lee a la abuela de Pedro el libro de los Salmos.
Arriesgado: Clara baja por una pendiente a gran velocidad par averiguar su funciona el freno que le ha puesto el abuelo.
Impresionante: la silla de Clara rueda por la pendiente y se rompe.
Pesado: Pedro preguntando todos los días si Clara ya puede andar.
Lacrimógeno: Clara se pone de pie ante su padre y abuela, comienza a caminar mientras Pedro y Heidi le dan la mano, ella deja de sujetarse y camina sola hacia su padre.
Contraste: Rottenmeier y la abuela de Clara, dos caracteres dispares (no coincidían ni en eln gusto por las cortinas). La horizontalidad de la cabaña del abuelo con la verticalidad del abeto.
El mejor apodo: “Espantapájaros” (Pedro a la señorita Rottenmeier).


Mejores escenas:

Heidi va subiendo por primera vez la montaña y tiene mucho calor, de repente decide quitarse la ropa y vemos que la tía Dete le había puesto encima toda la ropa que tenía.
Heidi y el abuelito hacen una cama con el heno.
Heidi salta de alegría con su banqueta nueva.
La primera subida a los prados (y la primera vez que subir tras su regreso de Frankfurt).
Heidi caza bichos para dárselos de comer a Pichí.
Niebla “comiéndose” a Pichí de un salto (realmente lo salvó de caer en el fuego).
Heidi visitando a la abuelita de Pedro.
El abuelo arregla la cabaña de Brígida y la abuela para que no tengan frío en invierno.
Heidi se imagina que las letras del alfabeto son cabras.
Heidi guarda panecillos blancos para la abuela de Pedro, más adelante la señorita Rottenmeier se los encuentra ordenados en su armario.
La señorita Rottenmeier castiga a Heidi en el sótano y, cuando sale se trae a los ratones.
Heidi y Clara esconden a Miau en la casa para que no lo vea la señorita Rotenmeier.
Heidi se va hasta una fuente lejana para llevarle al señor Sessemann un vaso de agua fría.
Heidi ensaya su saludo para la abuela de Clara y ésta entra disfrazada de oso.
La señora Sessemann hace música con las copas.
La salida al campo de Clara y Heidi.
La fiesta de despedida de la señora Sessemann cuando visten a Clara de novia.
Las escenas de la aparición del fantasma.
El reencuentro de Heidi con su abuelo tras su regreso (curiosamente va vestida sólo con la ropa interior, igual que la primera vez que subió a la cabaña).
Heidi no se da cuenta de que Copo de Nieve va corriendo tras ella porque la propia Heidi va corriendo tras otra cabrita a la que confunde con Copo de Nieve y realmente es su hija.
Heidi se imagina a Pedro comiéndose todas las salchichas que le envía Clara.
La carrera de trineos.
El primer encuentro de Pedro con la señorita Rottenmeier.
La señorita Rotenmeier sube a los pastos con pantalones tras una tormenta para ver si Clara está bien y se los encuentra cantando y sin vestidos.
Clara se pone de pie al ver que una vaca se acerca a ella.
La señora Sessemann sube con las niñas al lago.
Clara camina sola hacia su padre.
La señorita Rottenmeier le dice a Clara que al próximo verano ya podrá correr junto a Heidi y Pedro.
Heidi y Pedro se ven a si mismos corriendo con Clara.

Frases:

“Mira, Pedro, las montañas están ardiendo” (Heidi)
“Señorita, nosotros la queríamos porque, en cierto modo, se enfrentaba a esa bruja” (Sebastián a Heidi).
“Buenos días, general. Hola, viejo de los alpes” (Heidi a Clara).
“Los abetos susurran” (dice Heidi en Frankfurt, sale corriendo pero sólo era un coche de caballos)


La curiosidad:

No hay segunda parte de esta serie, pero sí de la novela: Heidi y Pedro se casan. No extraña, pues en la serie, Pedro ya había visto a Heidi en combinación (este comentario tiene mucha malicia, lo reconozco).

La pregunta del millón:

¿Qué hay de verdad en esa supuesta historia de que el abuelo había matado a alguien?
¿Qué significado tenía la escena en que el abuelo baja a vender el queso al pueblo y le intentan engañar con el precio? ¿demostrar que, al igual que el abuelo era egoísta respecto a que Heidi bajase al pueblo, los habitantes de Dorfly también lo eran?

14 comentarios:

Anónimo dijo...

me ha encantado la sinopsis del anime. pero quizas el analisis es un poco escueto. pense encontrar el porque de cada una de las cosas que le pasaban a Heidi y su reaccion madura unas veces y otras tan infantil, como la resignacion de los niños ante las decisiones que toman los adultos por ella. Y Clara que maneja a Heidi muy a su conveniencia, haciendose la victima para que esta ultima no la dejara sola. las disculpas de los Sesseman por haberse llevado a Heidi en calidad de casi esclava de Clara y la casa que usurpo el abuelo en el pueblo, para vivir ahi durante los inviernos.
por que los Sesseman no ayudaron a Pedro, viendo la situacion tan mierable en la que vivian (porque si que era muy pobre) solo una cama para la abuelita??. Y el año en que estas cosas sucedian. En una imagen solo se vio marchar a los soldados alemanes. Era el tiempo de la guerra?. Hay mucha tela que cortar, ojala se pudiera hacer un analisis mas profundo.

Alicia dijo...

Gracias por tu comentario, Anónimo.

Es cierto que ahora hacemos los análisis más escuetos, sobre todo en comparación con los primeros que hicimos (como la burrada de Mazinger Z o el de Tom Sawyer).

Realmente, valoro mucho nuevas perspectivas como la relación entre los Sessemann y Heidi. Me ha gustado mucho lo último que has puesto, pues a muchos las series de dibujos les parecen tonterías y, sin embargo, en ellas siempre hay "mucha tela que cortar".

Saludos.

jhon dijo...

los felicita buen trabajo me servira mucho.

jhon dijo...

los felicito

Folkien dijo...

me encanto toda la imformacion dispuesta en las lineas que escriviste.
pero tambien tengo muchas dudas al respecto...
por ejemplo despues de que termina la serie y clarita regresa a franfurt y le cuenta a heidi que ya esta corriendo y que volvera en el verano que pronto llegara...referente a eso vi una pelicula una vez cuando pequeño en live acction osea de carne y hueso, salia que clara ya caminaba que era amiga de heidi obvio y que la abuelita de pedro moria por viejita! quede mal con eso, sale en el 3er libro? me encantaria saber que pasa despues si es que tu lo sabes, tengo muchas preguntas y muchas inquietudes...te dejo esta en este texto para saber si me puedes ayudar a esclareser estas dudas te lo agradeceria mucho...
PD: si es que llegase a salir algo de lo que digo en el libro que sigue porfavor dimelo o quizas nunca exista una respuesta para estas cosas...
te deseo lo mejor me encanto todo lo que escribiste muy acertado todo...nunca ley algo mas completo

punto 2 se dice que remasterizaran la serie aun que el director y dibujante no queria hacerlo...y que alargarian la serie dandole ademas un final del el libro siguiente. es verdad sabes algo de eso?

cuidate y de verdad...es lo mejor que he leido.
adios saludos^^

Alicia dijo...

Investigando un poco me enteré de que Heidi y Pedro se casaban al final, pero no conozco nada más del argumento y tampoco sé nada de que haya continuación de la serie. Me has dejado sorprendida.

Heidi se llegó a remasterizar, aunque al principio no lo estaba.

Me alegro mucho de que te haya gustado. Tras el primer comentario volví a ampliarlo y fue entonces cuando busqué cosas sobre la autora y el libro.

Saludos.

Folkien dijo...

si eso sabia yo tambien... que se iba a remasterizar pero el dibujante de la serie no lo quizo asi por eso se dejo totalmente en el formato original segun yo se o por lo menos asi la tengo en 13dvds

me estoy consiguiendo el libro 1ero el 2gdo y el 3ero cualquiero cosa te cuento si encuentro algo interezante...

Eduardo Conejeros dijo...

Dete no se equivocó 2 veces:

La primera cuando dijo que el mejor lugar para que se quede Heidi era con el viejo de las montañas.

La segunda cuando la llevó a Frankfurt diciendo que era la persóna ideal para que esté con Clara.

Todo esto, porsupuesto, en base a su egoísmo, egoísmo sabio, a la larga.

Anónimo dijo...

YO HE VISTO UNA SEGUNDA PARTE DE LA "PELICULA"
Dónde Heidi y Clara se tienen que ir a un internado de señoritas, a causa de la guerra. Y Pedro tiene que ir a rescatarlas atravesando los alpes y todo ello por el amor que siente por Heidi...

La vi hace un par de años pero no recuerdo el título, si alguién más la ha visto y me puede dar alguna información para poder verla otra vez, lo agradecería un montón.

Por cierto a mi personalmente, me ha gustado la sinopsis del ánime.
Según lo relatas parece que lo estoy visualizando.
Un saludo y suerte.

Folkien dijo...

yo no vi la pelicula esa segunda par6te que dice haber visto pero vi como tres cuando era peke

yo por lo menos no me psicoseo tanto con la serie, los japoneses tiene conceptos bien extraños asi que solo la veo con alma de niñoquizas en el libro salga la fecha o en el segundo

creo que hay que verla tal como es sin buscarle tantas patas al gato

un saludo para todos

Norita dijo...

Me ha encantado lo que has escrito sobre Heidi... te interesará leer un artículo en mi blog sobre Heidi desde otro punto de vista diferente al tuyo!

Un beso

Anónimo dijo...

La tercera parte de la que hablais no la escribió la autora original sino Charles Tritten y se lama "Heidi y Pedro" y se puede leer en internet

Anónimo dijo...

Bueno pues esta es la respuesta del “millón”, sobre el pasado del abuelo:
El abuelo de Heidi, conocido como “El Viejo de los Alpes” en el pueblo de Dorfli, había nació en una pequeña aldea suiza llamada, Domleschg. Su nombre es Hessen, y su pasado está lleno de misterios. Perteneció a una rica familia a la cuál arruino y tuvo que vender todos sus bienes para poder pagar las deudas contraídas. Decidió huir del lugar y se alisto en el ejército de Nápoles. Pasado el tiempo, volvió a Dorfli con su hijo Tobías, su esposa había fallecido al poco de nacer Tobías. En el pueblo enseño a su hijo el oficio de labrar la madera, él muchacho era un buen chico ,apreciado por los vecinos de Dorfli, pero todos los aldeanos desconfiaban del viejo, decían que había desertado del ejército, y que había matado a un hombre en su juventud. El viejo y Tobías solían visitar a una prima suya que tenían dos hijas llamadas Adelaida y Dete, Tobías y Adelaida simpatizaron y poco tiempo después se casaron, y nació Heidi. Desgraciadamente Tobías murió a causa de la caída de una viga durante su trabajo y poco tiempo después, debido a la muerte de su querido esposó, Adelaida, la madre de Heidi, enfermo y falleció. La desdicha obligo al abuelo a abandonar Dorfli, donde todos los aldeanos lo detestaban. Decidió vivir solo, en las montañas enemistado con todo el mundo, transformándose en una persona hosca y huraña.

Silvia dijo...

¡¡¡¡GENIAL!!!
Gracias, anónimo, por esta historia tan detallada y por visitar nuestro blog.