jueves, 22 de julio de 2010

Candy, Candy

Argumento: Candy es una niña huérfana que vive en el Hogar de Pony, a lo largo de la serie se enamora del “Príncipe de la colina”, es adoptada por una familia rica que no la quiere, pierde trágicamente a su primer amor, Anthony, va a uno de los mejores colegios, trabaja de enfermera, renuncia a Terry (su gran amor) y, al final, conoce la identidad de su “Príncipe de la Colina”.

Variante argumental: en Italia no gustó el final de la serie y lo variaron para que Candy se quedase al final con su gran amor: Terry.



ANÁLISIS DE “CANDY, CANDY”

Lo mejor:

El optimismo de Candy, que le ayuda a superar los peores momentos y convierte la vida cotidiana en una aventura.
El afán de superación.
La filosofía: todos se tienen que buscar un camino en la vida, seguir adelante pese a las dificultades.
La caracterización y definición de los personajes.
La vitalidad que desprende la serie.
La banda sonora

.
Lo peor:

El dramatismo de algunas escenas.
Los capítulos de Candy enfermera en la construcción del ferrocarril.
El precipitado final: fattó el momento en que Candy rechazara a Neal en la fiesta y la presentación de Albert en sociedad. Cuando Candy descubrió que Albert era su Príncipe la escena debió ser más larga, el momento merecía mucho más. Tendrían que haber sido más explícitos a la hor ad edeciir si la pareja Albert-Candy era la definitiva.



Las mejores frases:


“Eres más bonita cuando ríes que cuando lloras” (el Príncipe de la Colina a Candy; Anthony le dice lo mismo a Candy cuando la ve por primera vez).
“Y tu... ¿quién eres? ... pareces un astronauta... eres varón pero usas falda tienes una pipa con un estómago... ¡suena como si un montón de caracoles se arrastraran!” (Candy al Príncipe de la Colina).
“Cuando te vuelva a ver será tu cumpleaños” (Anthony a Candy).
“Esta es una rosa única y es para ti, la llamé Dulce Candy” (Anthony a Candy).
“Candy tiene algo de lo que nosotros carecemos: encanto” (EL señor Leagan a su esposa).
“Te quiero porque eres Anthony” (Candy a Anthony, en un momento en que él duda si Candy lo quiere sólo por parecerse a su príncipe de la colina).
“Las flores son más bellas porque se marchitan. Renacen aún más bellas después de marchitarse. Cuando alguien muere reaparece aún más bello en el corazón de alguien” (Anthony a Candy, hablando de la muerte de su madre).
“Si tienes un alma pura, reconoces otra alma pura”.
“¿Qué le has dado a Anthony desde que murió? Ojos llenos de lágrimas, ¿no? Eso es todo. No llores, alégrate por haber conocido a alguien tan maravilloso. Tienes que volverte fuerte, tienes que forjar tu propio destino. Volverás a verme cuando recuperes tu sonrisa” (Albert a Candy).
“Debo confesarte que... no sabía que pensabas siempre en mí...” (Terry a Candy).
“Él sigue viviendo entre sus rosas, cuando florezcan el volverá, estoy segura, aquí está su corazón” (Candy a Elisa)
“Te llamaré Tarzán Pecosa” (Terry a Candy).
"Candy tienes que abrir los ojos... mira a tu alrededor, ¡No mires hacia atrás!, mira hacia adelante, ¡Siempre tienes que mirar hacia delante!. Anthony está muerto, pero ocurre que nosotros estamos vivos... y tenemos que seguir viviendo como los árboles y el pasto... arroja el peso de tu corazón Candy" (Terry a Candy).
“Si no nos separaran estas gruesas paredes... podrías ver mi brillante sonrisa.” (Candy a Terry tras los muros donde está encerrada hasta su expulsión).
“Esté, donde esté, espero que seas feliz” (Terry a Candy en la carta de despedida).
“¡Vuelve pronto Candy!.. no necesito recuperar la memoria si estoy con ella... dejemos las cosas como están si hay tanta paz...” (pensamiento de Albert).
“La decisión debe ser solamente tuya, por sobre todas las cosas no traiciones tus principios y tu manera de pensar, respétate. Los seres que te aprecian entenderán, y sus afectos por ti crecerán, ...porque el respeto engendra amor en quien lo practica” (Albert a Stear).



Lo momentazos:

El primer encuentro entre Candy y el príncipe de la Colina.
Candy está triste porque cree que ha perdido a su amiga Annie para siempre, pero uno de los criados de los Leagan le dice que ella es la persona a la que Annie más quiere, pues, cuando se vio en peligro a causa del caballo y pidió ayuda, no llamó ni a su madre, ni a su padre, gritó el nombre de Candy.
Candy ve a Anthony entre sus rosas por primera vez.
Candy va a la fiesta de los Ardley con su vestido habitual porque no tiene ninguno elegante. Anthony, Stear y Archi se cambian sus trajes de gala por ropa de diario para que Candy no se siente mal.
Candy se entera de que el tío abuelo William la ha adoptado.
Candy ve a Terry en el barco entre la bruma por primera vez.
Candy escapa de su castigo y asiste al festival disfrazada primero de Romeo y después de Julieta.
Terry besa a Candy en Escocia.
Candy confunde al señor McGregor con el señor William.
El breve encuentro de Candy y Terry en Chicago.
La convivencia entre Alberty Candy.
Albert se enfrenta a un león para salvar a Candy.
Neal admite que está enamorado de Candy.
Candy se entera de que Albert es en realidad el tío abuelo William.
Candy se entera de que Albert es en realidad el Príncipe de la Colina.

Los momentos más tristes:

Annie le escribe a Candy una última carta donde le dice que su madre no desea que se relacione con nadie del Hogar de Pony.
Candy debe irse a Méjico con el señor García.
La caída del caballo (y fallecimiento) de Anthony.
La muerte del señor McGregor.
La separación entre Candy y Terry a favor de Susana.
Cuando le informan a Candy que han atropellado a Albert.
La impresión que se lleva Candy al ver la cruz con el nombre de la señorita Pony (afortunadamente, ella está bien).
La muerte de Stear en la guerra.

Los tesoros de Candy:

La cruz que le da la señorita Pony.
El medallón-prendedor del Príncipe de la colina.
La foto de Anthony: se la da Archie en el colegio San Pablo.

Los tesoros de Terry:

El libro de Romeo y Julieta de su madre.
La armónica de Candy.





Así es Candy:

Cuando hace una travesura guiña un ojo y saca la lengua.
El lugar que más le gusta del mundo es la colina de Pony, donde conoció a su príncipe.
Considera a la señorita Pony y a la hermana María como sus dos madres, y al viejo árbol como a un padre.
Su mejor amiga es Annie.
Su mejor compañero es Klint.
Le gusta subir a los árboles. Es una gran trepadora.
Es una experta lanzando el lazo. Tiene una gran puntería.
Le gusta saltar, girar alrededor de sí misma y gritar de alegría.
Es muy romántica.
Es muy empática y siente la necesidad de ayudar los demás.
Cuando se enfada con alguien le saca la lengua.
Sabe valorar los pequeños detalles.
Sabe cocinar, sobre todo hornear pan.
Defiende incluso a personas que le caen mal (por ejemplo, a Neal).
Ante las injusticias puede reaccionar dando algún puñetazo (por ejemplo, a Neal).
Tiene dotes de enfermera.
No puede cumplir las normas.
No puede estar encerrada, necesita correr y respirar aire fresco.
Sabe ser agradecida.
Es muy leal con sus amigos.
Es experta en meterse en líos.

Definiendo a los personajes:

Candy: la soñadora, la optimista.
Annie: la tímida.
Anthony: el sensible, el romántico.
Archi: el caballero.
Stear: el alocado, el inventor.
Albert: el misterio, la libertad.
Elisa: la envidiosa.
Neal: el cobarde, el malvado.
Terry: el rebelde.
Señora Leagan: la desagradable.
Señor Leagan: el sincero.
Hermana María: la paciente.
Señorita Pony: la comprensiva.
Tom: el alegre.
Tía abuela Elroy: la clase social.
Patty: la timidez.
Susana: “la que lo sigue lo consigue”.
Flany: la seria, la gélida.
Dorothy: la amistad.
Jimmy: el decidido, el vaquero.
Hermana Margaret: la justicia.
Hermana Grey, la Superiora: la estricta.
Duque Grandchester: la incomprensión (hacia su hijo), el poder.
George: el fiel servidor.
Señor Cartwright: la bondad.
Señor Steve: la cabezonería.
Cucky: el irresponsable.
Mary Jane: la seria.
Karen Kleiss: ola soberbia, la creída.
Señor McGregor: el solitario.
Señor Nelson: el machismo y la rudeza.




La pareja más ...

Elegante: Archie y Annie.
Cómica: Stear y Patty.
Romántica: Anthony y Candy.
Explosiva: Terry y Candy.
Imposible: Neal y Candy.
“Almas gemelas”: Albert y Candy.
Divertida: Stear y Candy.
Amistosa: Tom y Candy.
Con menos futuro: Terry y Elisa.
Compenetrada: Elisa y Neal (si no fueran hermanos, serían la pareja perfecta).
Sosa: Archi y Annie.
Los que no pegarían ni con cola: Terry y Flany.
Cíclica (que cierra de principio a fin): Albert-Príncipe de la Colina y Candy.
Platónica: Candy niña y el Príncipe de la Colina.
Alejada: el duque Grandchester y Eleanor Baker.
Extraña: el señor y la señora Leagan (¿qué pinta él con una mujer como ella?)
La pareja “fatal”: Terry y Susana: unidos por un accidente.

Las casualidades de la vida:

El Príncipe de la Colina y Anthony le dicen a Candy la misma frase cuando la conocen.
Candy recibe una carta y al principio cree que es del abuelo William, luego ve que es de Albert (le dice que se va a África). Pues realmente no se había equivocado: era del abuelo William.
La actriz favorita de Archi y Stear es precisamente Eleanor Baker (la madre de Terry).
En su camino hacia América, Candy se topa con Cockie (amigo de Terry a quien éste regaló una armónica) y con un matón que también fue en su infancia amigo de Terry.
Por una hora, Candy no se encuentra con Terry en el Hogar de Pony.
La anciana que Candy conoce en la ciudad es precisamente Mary Jane, la jefa de enfermeras.
Candy quería cuidar del abuelo William en el hospital (cuando lo confunde con McGregor). Lo logra, pues acaba cuidando de Albert.
Candy coge un periódico con el que espera encontrar a Albert con un anuncio y, de repente, lee la noticia de que el abuelo William será presentado en sociedad.


Candy y sus amores

El Príncipe de la Colina: fue el primer amor de Candy. Candy era una niña pequeña y estaba llorando en la colina de Pony, acababa de leer una carta de despedida de Annie donde le decía que no volverían a escribirse más. Candy queda fascinada al ver a un joven vestido con el traje de gala escocés y le dice que parece un astronauta, que lleva falda como las chicas y que toca un estómago que suena como los caracoles (gaita). A él le hace gracia y Candy acaba riendo, por lo que el joven le dice que es más bonita cuando ríe que cuando llora. Cuando el joven se va, Candy recoge del suelo un medallón-prendedor con el escudo de los Ardley. Es su primer amor platónico.

Anthony: aunque se fija en él por su parecido con el Príncipe de la Colina, pronto se enamora de él. Se encuentran por primera vez en la verja de flores de los Ardley, en un momento en el que Candy está llorando. Anthony también le dice que es más bonita cuando sonría que cuando llora. Anthony es sensible y romántico, añora asu madre y cultiva rosas. Es un joven excepcional que quiere mucho a Candy, incluso bautiza a una de sus flores con el nombre de “Dulce Candy”. Hubiera sido su pareja perfecta de no haber tenido el accidente que acaba con su vida mientras cabalgaba. Anthony permanece para siempre en el recuerdo de Candy y, aunque vuelve a enamorarse, no llega olvidarlo, aunque sí supera su muerte.

Terry es un joven rebelde, pero con un gran corazón. Suele ser burlón con Candy (se ríe de sus pecas y la apoda “Tarzán Pecosa”, aunque también demuestra ser sensible, noble y caballeroso (la defiende del ataque de Neal y sus amigos)). Candy lo ve por primera vez en el barco que la lleva a Londres, entre la bruma, y le recuerda a Anthony al verlo de espaldas; Terry se burla de sus pecas. Emocionalmente es frágil: sufre mucho porque se siente abandonado por su madre, cuando Candy rompe con él a favor de Susana, abandona su carrera de actor y comienza a beber, afortunadamente supera ambas situaciones. Terry es el gran amor de Candy, pero las circunstancias impiden que estén juntos.

Albert es la pareja ideal para Candy. Ella no llega a enamorarse en la serie de Albert, pero lo considera como alguien especial, es como un hermano mayor o el mejor de sus amigos. Albert es maduro, idealista, atento, se muestra protector con Candy, sabe escuchar y es un gran consejero. Llega a convivir con Candy y se pone el delantal para cocinar. Al final, Candy descubre que es el abuelo William (el hombre que la ha adoptado y protegido siempre) y su príncipe de la Colina (su primer amor platónico). Comparte con Candy el amor por la libertad y la naturaleza. Es el más afín a Candy.

Archi se enamora de Candy cuando la conoce, pero tiene un gran competidor en su primo Anthony primero, y en Terry después, por lo que acaba comprometido con Annie. No obstante, siempre se preocupa por Candy y le guarda mucho afecto. Es el más elegante de todos los pretendientes de Candy.

Stear también se enamora de Candy, pero, ante la competencia de Anthony y su hermano por el amor d eCandy, en lugar de cortejarla se dedica a hacerla partícipe de sus inventos. Es valiente, bromista, inteligente y muy simpático. Aunque llega a formar pareja con Patty, quiere mucho a Candy y a ella regala la caja de la felicidad, su último invento antes de partir hacia la guerra donde pierde la vida.

Tom era el mejor amigo de Candy en el Hogar de Pony. Es valiente y trabajador. No llega a ser un pretendiente de Candy, pero lo he incluido porque se inventa que se va a casar con Candy para romper su compromiso con la novia que le ha buscado su padre. El detalle es más que significativo.

Neal se enamora de Candy después de haber pasado años haciéndole la vida imposible. Pretende conseguir su amor a la fuerza y es rechazado por Candy, quien afirma odiarlo. Es malvado, envidioso, cobarde, mimado y embustero. ¿De verdad esperaba que Candy se casara con él?



Escenas entre Candy y Anthony

Candy conoce a Anthony junto a la verja de los Ardley en un momento en el que está llorando, él le dice que es más linda cunado sonríe, por lo que Candy cree que puede ser su príncipe de la colina.
Anthony queda fascinado al ver a Candy en la fiesta a la que Stear y Archi la han invitado. En esa fiesta, él lleva el traje típico de Escocia, al igual que el príncipe de la colina. Sin embargo, cuando Candy le pregunta, él dice no conocer la colina de Pony. Durante la fiesta, baila con Anthony, para envidia de Elisa.
Anthony bromea con sus primos Stear y Archi porque a los tres les gusta Candy.
Anthony va a la mansión de los Leagan cuando sae que éstos no están allí, pues dice que le caen mal. Candy se avergüenza porque Anthony le ve la mano, pues se nota que es la mano de una criada y no de una dama.
Anthony le dice a Candy que la próxima vez que se vean será su cumpleaños. Cabdy nota que Anthony la evita, pero realmente está esperando a que florezca su nueva rosa para regalársela por su cumpleaños. Anthony llama a su rosa “Dulce Candy”.
Alguien destroza las rosas de Anthony (ha sido Neal) con intención de culpar a Candy.
Anthony le da un manotazo en la cara a Candy por haber puesto en peligro su vida con la barca en la cascada.
Cuando Candy es acusada de robo, Anthony y sus primos obligan a Neal a confesar que ha sido él, pero es demasiado tarde: Candy es enviada a Méjico con el señor García. Anthony, Archi y Stear se ponen sus trajes escoceses y tocan la gaita en señal de dolor.
Anthony, Stear y Archi buscan a Candy al saber por García que ha sido raptada.
Candy es adoptada por el tío William gracias a las cartas que escribieron Anthony, Archi y Stear.
Candy vive días de felicidad al lado de Anthony.
Elisa está celosa porque Anthony no va a pasear a caballo con ella y, sin embargo, sí que va con Candy.
Anthony teme que Candy le quiera sólo por parecerse al príncipe de la colina, pero ella le dice que lo quiere por ser Anthony.
Candy intenta que Anthony y Tom sean amigos, y logra después de que éstos se pelen a puñetazos.
La tía Elroy envía a Anthony a una cabaña porque cree que Candy es una mala influencia para él, Stear logra que puedan comunicarse con unas palomas mensajeras.
Anthony se hace muy amigo de Tom y practica para el concurso de rodeo. Latía Elroy no le deja participar, pero cambia de idea cuando la gente murmura que no participa porque los Ardley son unos cobardes.
Anthony gana la prueba del rodeo.
Anthony y Candy van a la ciudad a vender la vaca que ha ganado en el rodeo, se les compra el padre de Tom. Deciden gastar el dinero: Anthony se come una salchicha de pie en un bar por primera vez en su vida; también se suben a un tiovio; al final van a que una adivina les eche las cartas, pero se niega a decirle su futuro a Anthony porque ha salido la carta de la muerte.
Anthony le cuenta a Candy que cuando su madre murió las rosas se marchitaron, Candy teme por la viada de Anthony al ver las flores marchitas y al recordar a la adivina. Anthony la tranquiliza diciéndole que no cree en esas cosas y que es normal que las flores se marchiten pero que luego crecerán más hermosas. Anthony le dice a Candy que le recuerda a su madre.
Durante la cacería de zorros, Anthony le dice a Candy que quiere ir a la colina de Pony, después le dice que cree saber quién es su príncipe y nombra a un niño parecido a él que estaba junto a su madre… pero en ese momento le sale un pequeño zorrillo en el camino, Anthony frena el caballo para no pisarlo. El caballo salta y una de sus patas cae sobre un cepo, el caballo salta de dolor y Anthony cae hacia atrás, se golpea en la cabeza y muere en el acto, ante el horror y las lágrimas de Candy.
Candy recuerda a Anthony en varias ocasiones a lo largo de la serie: cuando Albert la consuela, cuando encuentra una fotografía suya entre las fotos de la actriz favorita de Archi, cuando ve a Terry galopando, cuando le habla a Terry de él en el zoo, cuando baila con Terry la misma música que con él, cuando Terry se la lleva para que pierda su miedo a los caballos, Archi y Stear comentan en la cabaña que Anthony era muy guapo cuando era pequeño...


Escenas entre Candy y Terry

Candy ve por primera vez a Terry en el barco que la lleva a Londres. Al principio le confunde con Anthony, después ve que está llorando, pero cunado se acerca a él, Terry cambia de actitud, sonríe y se burla de las pecas de Candy.
Candy ve que Terry espera solo en el puerto, ella monta en un carruaje con George, Archie y Otear, poco después un coche pasa cerca de ellos asustando a los caballos: Terry es quien lo conduce.
En el colegio de San Pablo, Terry llega tarde a la misa y se comporta de forma maleducada y desafiante.
Terry causa un gran alboroto rompiendo un cristakl en el ala donde están los dormitorios de las chicas. Luego os enteramos de que ha sido una maniobra de distracción para que la abuela de Patty se pudiera colar en el colegio sin ser vista.
Terry golpea a Neal y a sus amigos cuando ellos tratan de agredir a Candy en el bosque del colegio.
Archi le cuenta a Candy que Terry le ha golpeado por entrar en su dormitorio.
Candy se enfada con Terry al ver que está fumando en su “segunda Colina de Pony”, el la llama “Tarzán Pecosa” porque la ha visto ir de rama en rama hasta el dormitorio de Archi y Stear.
El padre de Annie lleva a Candy al hipódromo, allí corre un caballo de Tom. Terry le dice a Candy que perderá y que si logra llegar tercero dejará de llamarla “Tarzán Pecosa”, Candy apuesta contra él a que será su criada si el caballo llega el último. El caballo de Ton (Pony Flash) llega el último, pero Terry dice que él lo ha visto entrar el tercero y que la apuesta queda en empate.
Candy le regala una armónica a Terry y él bromea insinuando que es su forma de darle un beso indirectamente.
Terry llega por la noche herido y Candy sale a comprar medicinas, afortunadamente se encuentra con Albert, que está trabajando en el zoo.
Candy descubre que Terry y Albert son amigos que él le ayudó en la pelea.
Candy confunde el dormitorio de Terry con el de Stear y Archi. Al entrar, ve una foto de la madre de Terry: la actriz Eleanor. Terry se enfada mucho y le advierte que no cuente nada.
Candy ve a Terry galopando y recuerda la caída de Anthony, sale corriendo a detenerlo y cae por la escalera. Terry la lleva a la enfermería.
Elisa cae en un hoyo-trampa que Neal y sus amigos prepararon para Candy. Terry la ayuda a salir y ella se enamora de él.
Candy y Terry se encuentran en el zoo. Terry se burla de Anthony la saber que cultivaba rosas, Candy se enfada mucho.
Terry ve a Candy cuando cambia su disfraz de Romeo por Julieta en el bosque durante el festival.
Terry baila con Candy y ella recuerda que bailó la misma melodía con Anthony, al mencionarlo, Terry se enfada.
Se hace pasar por ella en el cuarto de castigo para que Elisa no pueda demostrar que ha asistido al festival.
Terry se pega con Archi tras insultar su patria.
Terry intercede por Candy, que está castigada a permanecer en verano en el colegio, para que pueda ir a Escocia.
En Escocia, Candy observa que Eleanor ha ido a ver a su hijo, pero Terry niega que sea su madre. Candy logra que hagan las paces.
Terry obliga a Candy a galopar con él para que supere el miedo que tiene a los caballos desde la muerte de Anthony.
Terry rescata a Elisa del agua, ella lo invita a una fiesta para agradecérselo. Al saber que Candy no está invitada, Terry decide no ir a la fiesta y lleva a Candy a su mansión.
Candy logra que Terry y Archi dejen de pelearse involucrándolos con Stear en el arreglo de un aeroplano de Terry. Mientras lo arreglan, Terry se pelea a puñetazos con Archi, pero evita que éste tenga un accidente.
El último día de vacaciones, Terry besa a Candy, ella le da una bofetada, él se la devuelve, Candy vuelve a abofetearlo y se va enfadada dispuesta a no verle nunca más.
De regreso al colegio, Elisa advierte a Terry de que Candy es una ladrona que manchará el honor de los Grandchester. Terry le pide que también advierta a Candy de que él es un fumador que quebranta normas y que manchará el honor de los Ardley.
Elisa cita a Candy y a Terry en el establo de madrugada con unas notas falsas para que los sorprenda la hermana Grey y determine la expulsión de Candy. El plan tiene éxito.
Terry trata de evitar la expulsión de Candy y le pregunta a la hermana Grey por qué no lo expulsa a él también. Terry pide a su padre que ayude a Candy con su influencia, pero él se niega.
Archi culpa a Terry de la expulsión de Candy, pero al ver la nota que Terry había recibido, Stear y él reconocen la letra de Elisa.
Terry se queda tocando la armónica durante la noche para que Candy lo oiga desde su encierro.
Terry se acerca a Elisa y le escupe a la cara, después se despide de Archi y Stear. Terry le dice que la hermana Grey que ya no es necesario expulsar a Candy, pues él abandona el colegio.
Candy va por la noche al dormitorio de Terry y encuentra una carta de despedida donde dice que s e va a América a buscar su camino en la vida, al final escribe “esté donde esté, espero que sea feliz”. Ella va veloz al puerto, pero el barco ya ha partido.
En el puerto, Candy conoce a un muchacho llamado Cucky al que Terry le ha regalado una armónica como a suya.
En el hogar depone, Candy se entera de que Terry acaba de estar allí y ha subido a la colina (no se han visto por muy poco).
Cuando Candy va a comprar unos tebeos para los niños del hospital, ve un anuncio en el periódico que cuenta que Terry se está convirtiendo en un buen actor. Simultáneamente, Terry piensa en Candy preguntándose si estará todavía en Inglaterra.
Candy se entera de que la compañía de teatro de Terry hará una función benéfica en Chicago y, en el último momento, logra cambiar el turno de enfermería para ir a verlo, pero la tía Elroy no se lo permite.
Terry estaba asomado a la ventana y quita la mirada justo cuando para el carruaje del que baja Candy.
Candy se sube al palco más alto para ver la función de Terry y pierde allí un pañuelo que le dio Terry en el colegio. A Terry le parece oír la voz de Candy entre las fans, después le entregan el pañuelo que dejó Candy porque lleva su nombre, él recuerda que se lo dio a ella, así que comienza a buscarla. Archi, Stear y Annie le dicen a Terry que Candy trabaja de enfermera, él va al hospital a esperarla. Candy va a buscar a terry a su hotel, pero Susana le dice que está acostado porque estaba cansado. No llegan a cruzarse.
Candy encuentra la día siguiente una carta de Terry donde le dice que se va en el tren y quiere verla antes. Candy llega cuando el tren parte y puede ver a Terry durante unos segundos.
Terry escribe a Candy y le envía dinero para pagar la factura de su amigo Charly, que está en el hospital.
Terry se presenta a las pruebas para la obra Romeo y Julieta recordando que Candy se disfrazó de Romeo y Julieta durante la fiesta del colegio.
Terry consigue el papel y escribe a Candy para decirle que le reservará una butaca para la obra de teatro.
Candy enrojece cuando una paciente le dice que tiene un nieto llamado Terry, Candy añade que seguro que es muy guapo.
Annie le pregunta a Candy si le dirá a Terry que está viviendo con Albert. Ella decide escribirle para contárselo. Cuando recibe carta de Terry, este, tras una broma inicial, le responde que si fuera otro no lo permitiría, pero si se trata de Albert no le importa.
Candy confunde en la estación a un tipo con Terry porque viste por detrás como él; de repente la cogen de un brazo y le la llevan corriendo: es Terry, que está camuflado para que no lo reconozcan. Después van a un bar.
Terry lleva a Candy a su apartamento y decide ocultarle lo que ha ocurrido con Susana.
Después de que Neal rompa su entrada del teatro, Candy intenta ver a Terry en su camerino, pero no le permiten pasar.
Entre los actos de “Romeo y Julieta”, Candy escucha que Susana ha tenido un accidente para salvar a Terry y que va a obligarlo a casarse con ella. Candy abandona el teatro y va al hospital para hablar con Susana, allí evita que la joven se quite la vida, reconoce que ama a Terry tanto como ella y decide renunciar a él.
Terry sujeta a Candy por la espalda en las escaleras del hospital y le dice que desearía que ese momento fuera eterno, después le pide que sea feliz. Candy se va sola a la estación.
Candy ve un periódico donde se dice que la obra de “Romeo y Julieta” debe su éxito a la interpretación de Terry.
Neal le da a Candy una revista donde pone que Terry ha dejado el teatro.
Gracias a Albert, Terry ve de lejos a Candy trabajando de enfermera y decide salir a delante sin la bebida y volver a la compañía de teatro.
Annie le enseña a Candy un periódico donde dice que Terry ha vuelto al teatro y con Susana. Candy se alegra por ellos.


Escenas entre Candy y Albert

Su primer encuentro es en la colina de Pony: Candy está llorando porque piensa que ha perdido a su amiga Annie, él le dice que está más linda cuando sonríe que cuando llora. Candy queda prendada de él y de su aspecto: lleva el traje típico de escocia con una gaita. Cuando desaparece, Candy encuentra un emblema: el de los Ardley. Candy lo llama “mi príncipe de la colina” y su recuerdo permanece siempre con ella.
Albert salva a Candy cuando cae por la cascada. Cuando ella recupera el conocimiento y lo se asusta porque le parece un oso. Albert se presenta como un tipo solitario amante de los animales. Él le dice que pueden comunicarse con mensajes en una botella.
Candy reconoce a Albert como el hombre que ha golpeado a Neal para que no le hiciese daño a uno de los caballos.
Tras la muerte de Anthony, Candy se encuentra con Albert en la colina de Pony, él la anima a seguir adelante con su vida. Él le dice que volverán a verse cuando Candy vuelva a sonreir.
Se encuentan en Londres por la noche cuando Candy va a comprar medicinas para curara a Terry. Él le dice que trabaja en el zoológico cuidando animales.
Candy va al zoo y encuentra allí a Terry, que es muy amigo de Albert.
Candy invita a Albert al festival de primavera.
Candy se escapa del colegio y va al zoológico para pedirle que cuide la tortuga de Patty. Allí le dice que está castigada y no podrá asistir al festival, Albert le dice que no irá. Poco después Candy recibe una caja con dos disfraces: Romeo y Julieta, que se los envía el tío abuelo William. Estos disfraces le sirven para escaparse y asistir al festival sin que la reconozcan.
Candy recibe una carta de Albert (al principio cree que le escribe el abuelo William) donde le dice que se ha marchado a África y que es muy feliz por ver a tantos animales en libertad.
Cand reconoce a un herido de la guerra que han traído desde Italia: se trata de Albert, que está amnésico. También Pupy está con él. Candy se opone a que lo lleven a la peor habitación, pero es incapaz de responder al médico cuando éste le pregunta los apellidos de Albert y su dirección, pues lo único que ella sabe es que se llama Albert.
Candy trata de no forzar a Albert y le dice que lo llamará Albert porque ese es el nombre de su hermano.
Cuando Albert abandona el hospital, Candy lo busca con la ayuda de Stear y Archi. Al encontrarlo le dice la verdad y le pide que regrese al hospital y que no vuelva a marcharse sin decirle nada. Albert acepta.
Al saber que Albert ya no puede quedarse en el hospital, comienzan a buscar una casa. Cuando encuentran una, el casero se niega a alquilársela porque cree que es inmoral que Candy viva con Albert. La pareja se dispone a dormir al aire libre cuando llega una pareja de asaltantes, Albert puede con los dos y Candy recuerda que Albert ayudó a Terry en una pelea, de modo que anima a los asaltantes a continuar la pelea para ver si Albert recuerda algo, pro los asaltantes hujyen.
El casero cambia de idea gracias a Stear y Archí y le alquila a Candy el apartamento.
Albert ayuda a Candy y cocina para ella.
El doctor le pregunta a Candy si vive con Albert y ella le miente.
Albert va a buscar a Candy para entregarle la carta de Terry. El doctor lo ve, les sigue y despide a Candy por vivir con Albert, pero las demás enfermeras logran que sea readmitida.
Candy regresa a casa y no ve allí a Albert, por lo que piensa que se ha marchado, realmente ha estado buscando trabajo y lo han contratado para fregar platos.
Candy trata de hacerle recordar a Albert con tratamientos de choque: trampas en la puerta de entrada, sartenes de palomitas, le quita la silla. Incluso Stear crea un flaso fuego para simular el accidente del tren.
Albert le dice a Candy que ha mencionado varias veces el nombre de Terry mientras dormía, pero es una broma. Candy le llama estúpido.
Albert coloca en la pared el póster de la obra de Terry de Romeo y Julieta.
Candy le pide a Albert que convenza a Stear para que no vaya a la guerra, pero él piensa que es Stear quien debe tomar esa decisión.
Albeert pasa el día con Candy, Archi, Stear, Annie y Patty. Stear le da un mazazo a Albert con un invento para recuperar recuerdos.
Albert cuida a Candy cuando regresa de Broadway con fiebre.
Mientras está comprando, Albert sufre un atropello.
Albert se recupera en la “Clínica feliz”, allí logra recordar el accidente de tren en Italia. Candy va allí para verlo.
Mientras trabaja de camarero, Albert se desmaya y al despertar recuerda todo, pero decide ocultárselo a Candy para quedarse un poco más con ella.
Albert le dice a Candy que será una buena esposa.
Albert se enfrenta al león fugado del zoo cuando éste se abalanza sobre Candy.
Albert le dice a Candy que lo han contratado en el zoo, así justifica su coche nuevo.
En la clínica, una pareja de ancianos le dicen a Candy que Albert va por los bares y habla con gente extraña.
Albert recoge a Candy con su coche después de que ella haya escapado por el acantilado de la casa a la que Neal la había llevado con engaños; Albert le entrega a Candy un vestido que le ha comprado y ella se lo pone quitándose el suyo mojado.
Candy va al zoo y allí le dicen que Albert no trabaja allí.
Albert le muestra a Terry cómo Candy no se ha hundido como él y sigue con su vida, después le anima a volver al teatro.
Candy encuentra una carta de despedida de Albert junto al desayuno que le ha preparado.
Candy echa de menos el consuelo de Albert tras la muerte de Stear y decide poner un anuncio en le periódico para encontrarlo, pero ve una noticia sobre la inminente presentación en sociedad del abuelo William.
Candy se sorprende al ver a Albert en casa del abuelo William y le sugiere que se esconda antes de que le vea; pero Albert le dice que su nombre es William Albert Ardley.
Albert y Candy hablan sobre la forma en la que éste siempre la ha cuidado, después niega haber ordenado su boda con Neal y le aconseja que regrese al Hogar de Pony.
Candy recuerda a su Príncipe de la Colina en lo lato de la colina de pony, de repente oye una gaita y, al girarse, ve a Albert con el raje escocés de gala, ella lo reconoce como su Príncipe.



Candy y el hogar de Pony

Para Cady, el Hogar d epony es su hogar. Ella considera a la señorita Pony y a la Hermana María como sus dos madres, e al viejo árbol por el que trapa como su padre. De pequeña no deseba ser adoptada, sino que quería quedarse allí para siempre y deseaba que Annie también se quedara con ella. Candy consideraba a Annie como a una hermana porque a las dos las encontraron el mismo día.
Candy se va del Hogar de pony cuando vienne a buscarla por la “adopción” de los Leagan, anteriormente había rechazado el intento de adopción de los Brighton. Si en este momento acepta es porque cree que va a ir al lugar donde vive su príncipe.
Candy no pierde nunca el contacto con el Hogar de Pony y va escribiéndoles a lo largo de la serie, además, jamás se avergüenza de haber crecido allí. Cuando está estudiando en Inglaterra Candy “recrea” allí la colina de Pony. Tanto es el cariño que Candy siente por este lugar que Anthony le promete ir a conocerlo justo antes de caer del caballo, y Terry va a visitarlo cuando llega a América
Candy regresa al Hogar de Pony en situaciones muy puntuales de su vida: cuando muere Anthony, cuando se escapa del colegio de San Pablo y se replantea su futuro, tras la muerte de su paciente, el señor Mc Gregor, cuando cree que la señorita Pony está enferma. Al final también acude allí a reunirse con todos sus amigos y es donde descubre la identidad de su Príncipe.



Los inventos más recordados de Stear:

Los autos: todos los que conduce los ha construido él, pero en ocasiones se estropean y acaba en el fondo del lago.
El detector de mentiras: lo inventa Stear para que Neal confiese que él es el ladrón y culpó a Candy. Realmente era una lámpara.
El detector de olores: lo creo para encontrar a Candy cuando iba camino de Méjico.
El globo mensajero: sirve para que Candy y Anthony se puedan comunicar desde la mansión de los Ardley hasta la casa del bosque. Lamentablemente va a parar a casa de los Leagan.
La máquina de ejercicios: para hacer gimnasia.
Mochila paraguas: Stear la creo para Candy.
Botas para caminar sobre el agua.
El bote cisne: lo creo para Candy. Funcionaba con un paraguas.
El cazazorros con gas: para cazar zorros. Stear sufre sus efectos.
El conejo de juguete: lo crea para devolverle la sonrisa a Candy tras la muerte de Anthony.
La muñeca Candy: se la regala a Candy.
La amplificadora de voz: la utiliza en el puerto de Londres para llamar a Candy.
Los guantes y zapatos del hombre araña: para trepar por las paredes. Los inventa en el colegio de San Pablo.
Barco mensajero volador: Stear lo inventa para comunicarse con Candy desde el dormitorio de los chicos, pero se rompe dos veces: primero por Candy y después por el propio Stear.
El avión biplano de Terry: logra arreglarlo y vuela con él unos instantes.
El recuperador de recuerdos: un mazo con el que golpea a Albert para que recupere la memoria.
La caja de la felicidad: se la regala a Candy para que cuando la abra y oiga su música sea feliz. Es el último invento de Stear antes de irse a la guerra. Candy acaba regalándosela a Patty.





Prejuicios sociales:

Hacia los huérfanos: la madre adoptiva de Annie inventa que Annie era hija de unos parientes porque sería vergonzoso que se supiera que creció en un orfanato, por ello le pide que no vuelva a tener contacto con nadie del Hogar de Pony. Elisa y Neal se valen de la condición de huérfana de Candy para burlarse de ella y dejarla en evidencia en el colegio San Pablo.
Machismo de la sociedad: los trabajadores de la excavación del ferrocarril quieren echar a Candy por ser una mujer, la propia doctora Kelly oculta su condición de mujer.
Los derechos de clase y los “enchufes”: las personas de clases sociales alta tienen derecho a las mejores habitaciones en los hospitales (William McGregor tiene una espléndida habitación, sin embargo a Albert le dan la peor de todas pensando que es pobre), reciben invitaciones para obras de teatro, pueden influir en la vida de las personas que tiene a su servicio (Dorothy iba a ser enviada a Méjico por los Leagan), pueden comprar privilegios con su dinero (Terry iba a recibir un castigo menor que el de Candy por ser hijo del duque Grandchester, la señora Leagan logra que echen a Candy del hospital y que no pueda volver a trabajar en ninguno de Chicago).
Las mujeres de clase alta no pueden trabajar: la tía Elroy considera que es una vergüenza que Candy, por ser una Ardley, trabaje de enfermera.
Las personas de clase alta no pueden servir a los demás ni mezclarse con gente del pueblo: la tía Elroy se niega a que Anthony participe en un rodeo, Candy se sorprende al saber que Anthony nunca ha comido de pie ni con las manos, cuando el señor Nelson se entera de que Archie y Annie son de la familia Ardley no permite que sigan cocinando para los trabajadores.
Un hombre y una mujer no pueden vivir juntos sin estar casados: el casero de Candy se niega en un principio a alquilarle la casa a Candy al saber que Albert no es su hermano; cuando Candy y Albert se van a vivir juntos el doctor Leonard llega a despedirla por su “conducta indecente”. Por el contrario, nadie critica que Annie y Archi, que son novios de clase social alta, vivan en la misma mansión o se vayan a esquiar.



Lo más:

Casual: Anthony le dice a Candy al verla por primera vez lo mismo que le dijo el “Príncipe de la Colina”.
Injusto: Candy carga con las culpas de las “maldades” de Elisa y Neal.
Ciego: la señora Leagan, que parece incapaz de ver que sus hijos mienten y está dispuesta a creer cualquiera de las mentiras que ellos inventan para culpar a Candy. El señor Nelson confunde a Archi con una chica.
Detallista: Anthony le pone el nombre de “Dulce Candy” a su nueva rosa.
Hipócrita: la señora Leagan le dice a Elisa que le deje a Candy uno de sus vestidos para guardar las apariencias delante de la Hermana María.
Merecido: el puñetazo que le da Albert a Neal cuando quería hacerle daño al caballo.
Ágil: Candy trepa por los árboles y se desplaza entre los árboles con una cuerda a modo de liana para ir al dormitorio de Archie y Stear.
Burlón: los apodos que Terry le pone a Candy: “Tarzán Pecosa”.
Atrevido: Candy se escapa en el baile de primavera disfrazada de Romeo primero y de Julieta después.
Noble: Terry se ofrece a ser expulsado en lugar de Candy.
Merecido: al saber que Elisa le ha tendido a Terry y a Candy la trampa del establo, Archi la insulta; posteriormente, Terry le escupe en la cara.
Inaudito: el señor Steave promete a Tom con una niña pequeña.
Inusto: Flanny acusa a Candy de no tener vocación y estudiar enfermería por simple “capricho de niña rica” al saber que es una Ardley.
Ruin: Elisa exige a Candy que pague la factura de lo que se ha gastado en el hospital con Charly amenazándola con reclamar el dinero al Hogar de Pony.
Divertido: todas las ocasiones en las que Candy “prueba” los inventos de Stear.
Significativo: la caja de la felicidad de Stear deja de sonar en el momento en el que él muere.
Menos caballeroso: Neal le dice a la amiga de Elisa que se baje del coche y después la deja plantada diciendo que tiene cosas que hacer.
Ruin: Elisa convence a su madre de la conveniencia entra la boda de Neal y Candy argumentando que así Neal se apropiará de gran parte de las posesiones del abuelo William.
Inesperado: el “abuelo” William era Albert, un galán joven y atractivo.



La pregunta del millón:

¿Pero cómo es posible que nadie en su familia (a excepción de la tía Elroy y un pequeño grupo de personas) conociese el aspecto del tío abuelo William?

Si lo deseas, puedes ver álbum de cromos de Candy, Candy editado en España y el álbum de Candy que se editó en Perú..

6 comentarios:

Fairy_Akasha dijo...

les dejo mi Blog, hice uno sobre Candy Canbdy, espero les agrade
http://fairy85akasha.blogspot.com/

Anónimo dijo...

Es todo un tratado.
Muchas gracias por recordar esta serie, que si bien es toda una novela, es maravillosa.
De ahi en adelante descubrí como el argumento en las caricaturas japonesas era bueno y sobre todo que no subestimaban la inteligencia de los niños.
Es increíble pensar que incluso influyó en ciertas chicas a ser enfermeras, de verdad.
Que mas importante de una historia, que trasciende el tiempo y además influye en decisiones de vida Saludos

Anónimo dijo...

Buenisimo analisis...

Yarita74 dijo...

Excelente!!! Y definitivamente la mejor caricatura de todos los tiempos!!! Y si a marcado mi vida de manera muy significativa!!! Saluditos!!!

MARCE_MINERVA dijo...

hola estoy viendo nuevamente esta serie que vi cuando era niña, pude conseguir los videos me costo mucho trabajo pero al fin los tengo la verdad simepre ha vivido en mi la imagen de CANDY su risa, sus canciones, su alegria , cuando me he sentido desfallecer la recuerdo , realmente fue una serie maravillosa mis hijos se rien de mi por que me dicen hay mamá pareces una niña cuando la ves jajajajajajaja..gracias por compartir todo sobre CANDY.

Fabiola Mendoza dijo...

Fan de Candy Candy desde niña, una historia tan llena de todo y con una protagonista muy carismática. La trama es como una telenovela animada pero con más profundidad y melodrama que cualquier telenovela convencional, la amo y mi pareja favorita siempre fue Candy-Terry por eso sufro tanto cuando ellos se separan en la serie, por las circunstancias y no por falta de amor.